Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

A ver, lo primero, ¿qué es una cata? Una cata es mucho, es poco o es nada. Es muy útil o es innecesaria, como todo en la vida, depende del momento y el lugar.

Por ejemplo, si con 22 años tienes una primera cita con la chica de tus sueños, gastas los 60€ que has conseguido con la propina de la abuela en invitarla a cenar al sitio más caro que conoces (que en tu divina ignorancia crees que es el sitio más caro del mundo, ayyyy alma cándida…), eliges un vino porque la marca te suena ya que hace 3 años le regalaron una botella a tu padre por Navidad, coges la copa estirando el dedo meñique y le dices a la que pensabas que iba a ser tu futura esposa que huele a barrica americana, en ese momento deja de ser tu futura esposa de forma instantánea, como el Nesquik. ¿Por qué? Porque la cata era innecesaria. Y encima, te quedas sin 60 euros.

Sin embargo, si trabajas en un restaurante de los que el alma cándida anterior ni imagina que existen, y un grupo de personas (no más de 6, cumpliendo protocolos) te pide un vino y te pide que se lo expliques, entonces sí. Entonces lo descorchas, lo decantas si lo consideras necesario, lo miras y explicas el color, lo hueles y explicas sus aromas, y pruebas un poco (¡eh! un poco, que no lo vas a pagar tú) y les explicas los sabores que te evoca. Es decir, le haces una descripción organoléptica del vino que van a consumir. Y esto, es una labor, un arte y una profesión maravillosa. Para los profesionales.

Dicho esto, y para los muchos elegidos por la divinidad que tenéis la inquietud de aprender de vinos, os indico las diferencias entre una cata vertical y una horizontal:

  • Cata horizontal. Cuando catas, o como mínimo, bebes con atención vinos con una característica común: misma añada y misma zona de producción. Así, por ejemplo, comparas 5 vinos de 2016 con D.O. Somontano. El que dice 5 dice 15, pero con 15 puedes eliminar lo de la atención, o es que acaso eres Chuck Norris.
  • Cata vertical. Cuando haces lo anterior, pero con el mismo vino de diferentes añadas. Por ejemplo, una cata de Vega Sicilia desde 1990 al 2000. Si haces eso, ¿por qué has llevado a tu futura esposa a un restaurante de 60€, so rata? Normal que te dejara.

 

Cualquier duda, me escribís a info@winyfog.es